Clases colectivas, mejor en compañía

Se podría comenzar diciendo que las clases colectivas son más divertidas o quizá, que venir al gimnasio acompañado ayuda a minimizar la pereza que a priori puede dar la práctica de ejercicio.

A muchas personas les cuesta empezar a hacer ejercicio y buscan como excusa apuntarse a una clase dirigida, porque sino no vendrían por diversos motivos, bien porque el gimnasio les aburre, porque no quieren aumentar masa muscular o simplemente, porque no tienen tiempo y así se “obligan” a sacarlo.

Todos estos ejemplos son una realidad, a diario nos encontramos en el centro a personas que vienen a vernos y piden información sobre las diferentes clases colectivas que impartimos. Pero lo que no se plantean cuando se acercan a pedir información son los beneficios, tanto físicos como psíquicos, que pueden encontrar en la realización de actividades en grupo.

Hoy en día existen multitud de disciplinas diferentes, donde tienen cabida todo tipo de personas, desde mayores a jóvenes, hombres y mujeres. Todo el mundo puede realizar una actividad dirigida que se adapte a lo que necesita y sobre todo a lo que le gusta, no debemos olvidar que realizar una actividad física tiene que ser divertido y está incluido en nuestro tiempo de ocio, así que vamos a disfrutar con ello, además de ponernos en forma y beneficiar a nuestro organismo.

También se deben eliminar tabúes respecto a las clases dirigidas. En alguna ocasión seguro que hemos oído que son solo para mujeres, o excusas del tipo “no tengo ritmo”, “no estoy en forma para meterme en una clase”, etc. pero en Kinesia podemos probar que eso no es cierto. Nuestras clases son de grupos reducidos, y se adaptan a cada persona y a sus circunstancias específicas.

Al realizar actividades en grupo en nuestro centro puedes conseguir, desde una mayor elasticidad para poder atarte los zapatos, hasta aumentar tu capacidad pulmonar o mejorar tu tono muscular. Y todo ello en compañía, lo que te ayudará a socializar y además maximizar tu tiempo, puesto que son clases de una hora donde, siempre bajo la supervisión de un entrenador, estás realizando ejercicio sin parar, por lo que son entrenamientos más eficaces, sobre todo para los que busquen algo rápido, cómodo y efectivo y que además les ayude a olvidarse del aburrimiento.

Existen otros múltiples beneficios en una clase dirigida, desde el componente motivacional adicional al medirte con otros compañeros, hasta la propia diversión. Esta última ayuda a liberar tensiones diarias, ya no solo a nivel físico sino también psicológico, por lo que después de las clases notarás que  tu humor habrá mejorado considerablemente.

Por último, debemos añadir que muchas personas consiguen con las clases dirigidas mejorar su vida social e incluso se crean grupos de amistad que continúan fuera de las clases.

Así que, ¿a que esperas para comenzar con tu primera clase colectiva? ¿Quieres que te aconsejemos cuál es la mejor para ti? No lo dudes y ven a vernos.

 

Escrito por: Ana Alonso

Responsable de atención al cliente

Kinesia Health & Sport

Share This